FILOSOFIA

  •  Para prebenjamines, benjamines, alevines, infantiles y cadetes el buen juego debe estar por encima del resultado, para enseñar a jugar bien es necesario olvidarse del resultado y de estar dispuesto a correr riesgos tácticos, aunque el equipo contrario nos marque goles, siendo el partido el entrenamiento más real. Se debe tener en cuenta que los equipos “A” son referentes del club y “SI” el resultado puede estar al mismo nivel que el juego, al ser los equipo principales lo representativos del club fuera del municipio.
  • Buscar siempre la victoria con entrega y ganas de hacerlo lo mejor posible, teniendo siempre presente que lo importante es aprender y la auto superación, tanto a nivel individual como a nivel colectivo.
  •  No nos debería importar perder, pues la derrota es siempre una posibilidad en el juego y las garantías de victoria no existen nunca. Pero si alguien nos gana, que sea por el mejor juego que ese equipo ha desarrollado, pero nunca por no haber luchado con todos nuestros esfuerzos contra la derrota. Nuestros jugadores nunca deberían considerarse perdedores si han puesto su máximo esfuerzo y han hecho todo lo posible por alzarse con el triunfo, teniendo presente que los equipo “A” son referentes del club y si el resultado puede estar al mismo nivel que el juego.
  •  Ganar no es tan bueno o importante como parece, ni perder tan malo. Todo depende de cómo un equipo haya conseguido esos resultados, porque se puede ganar jugando muy mal y en una ambiente poco agradable, y perder jugando muy bien con una convivencia buena grupal. Se trata de extraer aprendizajes sea cual sea el resultado.
  • Hay que aprender a jugar como si fuera un entrenamiento, y entrenar como si fuera un partido.
  •  Ganar debe ser consecuencia de jugar bien, por lo tanto, hay que motivar a pensar en jugar lo mejor posible, que los resultados llegaran en su momento, como la fruta madura que cae por su propio peso.
  •  En las categorías inferiores (especialmente en los prebenjamines y benjamines) enseñar a ganar es mucho más fácil que enseñar a jugar, porque no se pierde tiempo es asimilar cosas nuevas, sino que se repiten cosas conocidas, reduciendo así cuantitativamente e influyendo negativamente en la formación completa del jugador, por entrenar solo los elementos determinantes para ganar (como los despejes, las salidas desde atrás y la presión).
  • Resumiendo la filosofía de juego:

 ATAQUE:

  • Salida de balón desde atrás obligatoria (centrales abiertos y medios vienen a recibir escalonadamente), siempre y cuando se pueda jugar, en caso de no poder salir jugando el saque del portero en largo será a banda.
  •  Juego Combinativo en zona defensiva con laterales muy abiertos y profundos.
  •  Mantener el Juego Combinativo en centro del campo con movilidad constantes de los medios.
  •  Interiores con juego por dentro pero siempre partiendo de zonas abiertas, además de trabajo 1×1, 2×1 en banda.
  •  Delanteros que salgan a combinar.
  •  Mucha amplitud y juego de banda llegando el balón a través de juego combinativo.
  •  A partir de ½ campo en la medida de lo posible jugar a 2 toques estando de cara a portería contraria si estas de espaldas conservación (muchos toques).

DEFENSA:

  • Presión inmediata de 5´´ tras pérdida.
  • Presión adelantada si el rival sale jugando, si saca en largo repliegue medio acumulando jugadores en las zonas donde dirijan el saque.
  • Pressing por sectores (dividir el campo en 6 partes longitudinalmente), teniendo pressing el pressing en banda debe ser máximo.
  • Cuando el rival está en los balcones del área o el área el marcaje es individual, no zonal.
  • Si la defensa o mediocampo rival tiene control del balón fácil, colocarse lateralmente para correr.
  • Si hay pases medio hacia atrás del rival achique de espacios.
  •  Si hay pases cortos hacia atrás, solo basculación.